Etiquetas

 
 
 
Realizar copias de seguridad frecuentes de los documentos es una práctica muy recomendable. Nuestro sistema operativo favorito puede ser muy seguro pero la parte física de un equipo nunca está libre de una avería. Como le llegué el final a un disco duro y no tengamos copia de las fotos de los niños, nos va a doler la cabeza. ¡Tendremos que huir del país!.

En la mayoría de los casos se argumenta falta de tiempo para acometer la tarea y, otras veces, que se hace muy pesada la espera de cada copia…
 
También, es posible que hagamos mal uso de alguna herramienta de backup y por desconocimiento o desconfianza hagamos siempre copias completas de todos los datos, en vez de alternarlas con copias incrementales o diferenciales, que tardan mucho menos tiempo.

Hoy vamos a hablar de una solución rápida para casa y el trabajo: explicaremos el uso más elemental de rsync, un comando que realiza copias sincronizadas de nuestros documentos y, que a partir de ahora, no nos dejará espacio para ningún tipo de excusas si llegamos a perder las fotos de los niños.
 
Sincronizar en su sentido más estricto significa igualar o poner al mismo nivel. Por tanto, sincronizar dos directorios, uno origen con otro destino, significa copiar del origen al destino todo lo necesario para que en destino tengamos el mismo contenido. Ah, teniendo en cuenta que si en el origen se elimina información en el destino deberá eliminarse, igualmente.
 

Para instalar rsync desde el terminal:

sudo apt-get install rsync

Un caso práctico

Imaginemos que queremos realizar una copia del directorio “Documentos” de nuestro home a un subdirectorio llamado “seguridad” de un pendrive o un disco externo.

Seguiremos los siguientes pasos:

  1. Conectamos el pendrive (o disco externo).
  2. Consultamos el nombre lógico de la unidad conectada en el administrador archivos o con el comando mount. En mi caso he conectado un pendrive y se encuentra en la ruta: /media/KINGSTON
  3. Comprobamos el tamaño total del directorio “Documentos” y el espacio disponible en el pendrive para asegurarnos que habrá espacio suficiente. Con el comando du -s -h podemos ver el tamaño de un directorio aunque también podemos saberlo accediendo a las propiedades del directorio en el administrador de archivos.
  4. Creamos el directorio “Seguridad” en el pendrive.
  5. Realizamos la copia de seguridad sincronizada con rsync:

rsync -av –delete Documentos/ /media/KINGSTON/Seguridad/

Detalle de los argumentos:

Documentos/ es el directorio origen. Si nos encontramos en un lugar distinto del home tendremos que indicar la ruta completa /home/usuario/Documentos/
 
/media/KINGSTON/Seguridad/ es el directorio destino. Dentro de él se copiará el contenido completo del directorio origen.
 
El argumento -v visualiza el resultado de la ejecución.
 
–delete se utiliza para que se borren en el destino archivos si en el origen fueron eliminados. (Este párametro lleva doble guión).
 
-a se utiliza para realizar una copia exacta de los ficheros y subdirectorios contenidos en el directorio Documentos, manteniendo, básicamente, la información de seguridad, la fecha y la hora.
 
La primera copia será completa y tardará más pero, en adelante, cuando utilicemos rsyncsólo se copiará la información nueva, la modificada; y se quitará la suprimida… irá como un rayo. (Prueba ahora añadiendo o quitando algunos archivos. Los argumentos del comando rsync serán siempre los mismos que dimos en la primera copia).
 
Bien, así es haciéndolo desde la línea de comandos. Ahora vamos a lo fácil. En el Centro de Software de Ubuntu tenemos varios programas front-end (que utilizan rsync) que evita que tengamos que teclear comandos. El programa Grsync es una buena opción y muy intuitivo…
 
¿¡ Por qué no lo habremos contado antes !?
 
 
 
 
 
Imagen
Anuncios