Etiquetas

, , , , , , ,

 

A grandes males, grandes remedios. La Administración de Desarrollo Económico de Estados Unidos, una agencia del Departamento de Comercio, ha decidido cortar por lo sano, y nunca mejor dicho, pues ha destruido todo su equipamiento informático –ordenadores, impresoras, cámaras… ¡hasta ratones! con el fin de librarse de un virus. ¿Tienes una plaga de cucarachas en casa? ¡Préndele fuego!

 

El culebrón empezó en diciembre de 2011, cuando el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos informó tanto a la ADE como a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de una posible infección por malware; un ataque de software malicioso, sin objetivo concreto que afecta a muchos ordenadores en todo el planeta. Estos últimos aislaron y limpiaron el virus en pocas semanas, y adiós problema.

 

Sin embargo, la ADE tomó unas medidas bastante más drásticas. En primer lugar, aisló sus sistemas del resto del mundo, inhabilitando los servicios de email y el acceso a las bases de datos, por lo que sus empleados quedaron vendidos en su trabajo.

 

Después, contrató a una empresa externa de seguridad para que eliminase el malware y le garantizase que sus sistemas eran impenetrables ante cualquier ataque del mismo tipo. La empresa logró eliminar el virus, pero fue incapaz de garantizar seguridad total ante futuros posibles ataques.

 

No contentos con el formateo y limpieza de todos los equipos de la agencia y ante el miedo de ser víctimas de un ataque de carácter internacional, finalmente, el jefe del departamento informático de la ADE insistió en llevar a cabouna política de destrucción física de todo el equipamiento informático de la agencia: Ordenadores de sobremesa, monitores, portátiles, impresoras, teclados, ratones, cámaras… La destrucción solo se detuvo cuando la agencia se quedó sin dinero para seguir destruyendo hardware.

 

De modo que los contribuyentes estadounidenses tiene un motivo más para estar de mal humor, y es que por culpa del desconocimiento técnico de la ADE y su exagerada reacción ante un leve caso de virus bastante común, han tenido que pagar de sus bolsillos la friolera de 2,7 millones de dólares para cubrir los gastos de la empresa de seguridad contratada, la adquisición de las infraestructuras provisionales, la destrucción del equipamiento informático, volver a ponerlo todo como estaba y garantizar su correcto funcionamiento futuro.

 

Para rizar el rizo, la auditoría subraya que la infraestructura informática de la ADE estaba tan mal gestionadaque no era necesario ningún sofisticado ataqué para poner en jaque los sistemas de la agencia.

 

No sabemos qué fue del jefe del departamento informático de la agencia, pero esperemos que acabase en la calle por semejante animalada.

 

 

 

Fuente:  http://blogs.lainformacion.com/futuretech/2013/07/11/antivirus-vasco/

 

 

291435-Deman1608_Debian

Anuncios